Las 15 razas de gatos más tranquilas

Desde mullidas razas de gatos de sofá decorativos hasta fieles gatos de compañía con la personalidad y el comportamiento de un perro. Elija una de las razas más tranquilas que se lleve bien con los niños y no tenga problemas para criarlos. Aquí están las 15 principales especies con una personalidad equilibrada y amistosa en las que debería fijarse primero.

1. Gato persa

El gato persa es un gato doméstico. Por lo tanto, no debe permitirse en el exterior. Debido a su nasofaringe (hocico aplanado), tiene dificultades para mantener una temperatura corporal agradable cuando hace calor y para hacer frente a un esfuerzo físico elevado.

Los gatos persas tienen poco interés en el mundo exterior y carecen de instinto de caza. Pueden jugar con juguetes de burla durante el primer año de vida. Pero a medida que crecen, muestran cada vez menos interés por ellas, prefiriendo el juego activo a acurrucarse en el regazo de su dueño o tumbarse en el sofá para dormir la siesta.

2. Ragdoll

El Ragdoll es una de las mayores razas de gatos criados a partir del tipo persa. Sin embargo, a diferencia de sus antepasados, es más suave y complaciente.

Los gatos aceptados para la cría deben ser tranquilos, relajados y amables con las personas.

Según los criadores, el gato puede colgarse literalmente de los brazos de su dueño, relajando todos sus músculos. En este punto, el gato empieza a parecerse a un muñeco de trapo de voluntad débil, por lo que lleva el mismo nombre (Ragdoll).

3. Pixie Bean

Un pixie-bob es un gato doméstico con la apariencia de un pequeño gato montés. A pesar de su aspecto depredador, tiene una personalidad amable y extrovertida, carente de agresividad.

El Pixie Bean se comporta más como un perro que como un gato. Seguirá a sus dueños allá donde vayan, aceptará el cariño con gratitud e incluso les hablará con su voz. Al mismo tiempo, son tranquilos, suaves y no conflictivos. El Pixie Bean se lleva bien con los niños y otros animales domésticos de la casa, e incluso puede jugar a juegos en común con ellos. Pero nunca mostrarán agresividad y no pretenderán ser el líder de la manada.

4. Gato birmano

El gato birmano es una de las razas más tranquilas, capaz de combinar el carácter flemático del persa y la sociabilidad del siamo-oriental.

A los gatos birmanos les gusta sentarse en el regazo de sus dueños y jugar con juguetes en el suelo. Pero lo hacen sólo cuando el propietario no está ocupado con nada y está dispuesto a prestar su atención.

Los birmanos se adaptan rápidamente al estado de ánimo de su dueño y a su rutina diaria. Esto garantiza que no creen conflictos ni tomen represalias contra el propietario. Cuando llegan los invitados, el gato los recibe con amabilidad. Cuando un bebé entra en casa, se convierte en un amigo y compañero de juegos.

5. Ragamuffin

El Ragamuffin es un gato criado a partir del Ragdoll y del gato sin raza. Por lo tanto, se presenta en una paleta de colores más amplia. Pero siguen conservando el mismo carácter tranquilo y equilibrado de sus antepasados.

Los representantes de la raza Ragamuffin son increíblemente cariñosos, obedientes y confiados con las personas. Sin embargo, no tienen instinto de caza, y se esconderán del peligro en un lugar tranquilo y apartado, en lugar de ir a la ofensiva.

6. Selkirk Rex

El Selkirk Rex es una de las razas más jóvenes, criada a partir del cruce de persas, exotas y gatos de pelo corto británicos. Por lo tanto, el Selkirk Rex tiene un temperamento único que combina la moderación del británico, el carácter apacible del persa y el carácter juguetón del exótico.

Los gatos de la raza Selkirk Rex son muy apegados a los miembros de su familia y apenas soportan la soledad. Pero al mismo tiempo son tranquilos y equilibrados en situaciones de estrés, no hacen ruidos ni se ponen nerviosos tratando de llamar la atención.

7. Don Esfinge

El Don Sphynx es un gato tranquilo y equilibrado que se lleva bien con los humanos y con otras mascotas de la casa. Pero pueden comportarse de forma molesta y exigir atención adicional.

Sociables y totalmente no agresivos, siempre saltarán en el regazo de su dueño, se subirán a su cama y pedirán insistentemente cariño.

Para atraer la atención de su dueño, el gato puede pasar horas frotándose las patas o usando su voz para anunciar su presencia.

8. Gato británico de pelo corto

El gato británico de pelo corto tiene un temperamento aristocrático y puede dejarse solo durante largos periodos de tiempo, permaneciendo tranquilo y tolerante. Los gatos que se quedan solos en una casa vacía todo el día no manipulan las cosas ni se resienten de las largas ausencias de su dueño.

Al notar esta característica, los criadores han llegado a apodar al británico como un gato para hombres de negocios. Sin embargo, tampoco hay que pensar en la raza como algo distante. Los gatos británicos son muy apegados a sus dueños. Pero no dependen de su atención como otros en esta clasificación.

9. Gato exótico

Los gatos exóticos son parientes directos de los persas. Sin embargo, tienen un carácter más ágil y juguetón y carecen del característico flematismo persa.

Los exóticos toleran mejor las visitas, los ruidos fuertes y los grandes cambios en la rutina diaria. Por ejemplo, los gatos de raza exótica se adaptan más fácilmente a una mudanza o a un niño pequeño en la casa. Lo principal es prestar atención a tu gato y darle nuevos juguetes y golosinas.

10. Mapache de Maine

El Maine Coon es una de las razas más populares de la lista. Investigaciones recientes sitúan a los Maine Coons entre las tres razas más deseadas para ser propietarios de pisos, sólo por detrás de las razas británica y escocesa.

Los gatos Maine Coon tienen un excelente temperamento, totalmente desprovisto de agresividad y comportamiento obsesivo. No maúlla ni se contonea para atraer, y se adapta rápidamente al temperamento y al estado de ánimo de su dueño.

Hoy en día, el Maine Coon es el gato más grande que se puede tener en una familia con niños pequeños. Nunca arañará a los pequeños en el juego ni silbará si se le toca con descuido.

11. El gato siberiano

El gato siberiano combina la independencia y el fuerte apego al propietario y a los miembros de la familia al mismo tiempo. Por lo tanto, no hay problemas de comportamiento compulsivo ni de excesiva excitabilidad.

Los gatos siberianos son mascotas tranquilas y cariñosas con un increíble nivel de empatía. Los representantes de esta raza sienten con sensibilidad el estado de ánimo del propietario, por lo que pueden ser juguetones y sociables o reservados y distantes.

La naturaleza de los gatos siberianos se compara a menudo con la de un perro. Los gatos de esta raza se encuentran con sus dueños todos los días en la puerta del trabajo o de la escuela y tienden a pasar todo el tiempo posible en su regazo con ellos.

12. El tonkinés

El tonkinés es un gato híbrido criado a partir del tailandés y el birmano. La raza ha heredado de sus ancestros la movilidad y la curiosidad de los gatos orientales. Pero se ha perdido la tendencia habitual del grupo siamés a vocalizar.

Los gatos tonkinés modernos son sociables, pero al mismo tiempo delicados y discretos. La mascota seguirá a su dueño a todas partes y le costará mucho trabajo su ausencia. Pero para hacer ruido e insistir en reclamar atención, más bien hay que negarse.

13. El Sphynx canadiense

El Sphynx canadiense es una mascota de compañía, cuyo comportamiento se asemeja al de un perro. Por lo tanto, privarle de su atención y dejarle solo todo el día sería un error. Necesita la compañía constante de un humano o de otros animales en el hogar.

Según los expertos, la raza es muy adecuada para las familias con niños. Los gatos Sphynx juegan con los niños con gusto. Y al final del día se acurrucan en su regazo y llenan la habitación con el sonido de un ronroneo melódico.

14. Gato de Manx (Manx)

Los Manx son gatos simpáticos y vivaces con la inteligencia y la disposición de un perro. Así que no te sorprendas si te sigue a todas partes e incluso obedece órdenes sencillas.

Los propietarios dicen que la raza es fácil de entrenar con el porteo o el salto al aro. Al mismo tiempo, se acurrucarán alegremente en su regazo o jugarán con los niños pequeños.

15. Gato azul ruso

El gato azul ruso es un gato criado en nuestro país. Pero gracias a su inteligencia, su comportamiento recatado y su increíble belleza, son muy populares en todo el mundo.

Según criadores y propietarios, son una de las razas de gatos más taciturnas y discretas del mundo. Se les puede dejar solos durante largos periodos de tiempo sin que hagan jirones y destrocen la casa, y rápidamente encuentran un lenguaje común con otros animales y niños.

La única dificultad para mantenerlos es su penosa actitud ante cualquier cambio en su rutina diaria. Los gatos azules rusos apenas soportan el movimiento, los ruidos fuertes y las visitas frecuentes, y prefieren esconderse de las miradas indiscretas en un lugar apartado y salir de su escondite sólo cuando la situación se vuelve habitual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.