Lo que dice la ciencia sobre los beneficios y el amor por las mascotas

¿Cuándo empezó el ser humano a domesticar a los animales, es realmente eficaz la terapia con mascotas y en qué se parece científicamente la relación entre humanos y perros o gatos a la de los niños y sus padres?
Cómo empezó todo

Se suele creer que el ser humano ha tenido animales de compañía «desde tiempos inmemoriales». Los científicos tienen sugerencias mucho más específicas al respecto. Un destacado antropólogo ruso, Stanislav Drobyshevsky, afirma que el primer animal domesticado fue, con toda probabilidad, un perro, o mejor dicho, un lobo. En las excavaciones de la cueva de Goyer, en Bélgica, y en el enterramiento de Předmostí, en Bohemia, se encontraron huesos que no pertenecían a los lobos: nuestros antepasados estuvieron allí hace unos 30 mil años.

Los ancestros del perro moderno no aparecieron en Europa, sino en el sudeste asiático. Nadie sabe a ciencia cierta por qué la gente decidió en algún momento que necesitaba un compañero de cuatro patas. Tal vez no se decidieron, y un lobo persiguió a un cazador por su cuenta y éste comenzó a alimentarlo. O bien, los animales han descubierto que siempre hay restos de comida dispersos cerca de los campamentos de los antiguos y, buscando carroña, empezaron a acercarse cada vez más a los humanos, y poco a poco se asustaron de ellos.

Después de los perros, se domesticaron las ovejas, las cabras, los cerdos, las vacas, los búfalos y los caballos. En distintas épocas se han domesticado con éxito renos, abejas, gusanos de seda, palomas, camellos y conejos. Pero con los gatos, la situación es más interesante. Tradicionalmente, los primeros gatos domésticos se asocian a Oriente Medio y China, donde estos animales empezaron a convivir con los humanos hace unos diez y unos cinco mil años, respectivamente. Existe la teoría de que el gato llegó hasta nosotros cazando roedores que atacaban los cultivos. Pero mientras que la composición genética de un perro cambiaba cuanto más tiempo estaba rodeado de humanos, el ADN de un gato cambiaba menos.

Esto se debe a que los cánidos domesticados se sometieron a un intenso proceso de selección: se criaron para tareas específicas, como la vigilancia de territorios y ganado o la caza de determinados tipos de aves. Los gatos no estaban obligados a hacer nada de eso. Por lo tanto, la cuestión de cuán mansos son realmente sigue abierta.

Cómo una persona desarrolla el apego a una mascota

La época en la que la gente criaba perros principalmente para conseguir un protector intrépido, que además estaba «entrenado» para cazar, está claramente acabada. Prueba de ello es la abundancia de razas ornamentales. Incluso los gatos de los pisos urbanos rara vez tienen la oportunidad de cazar un ratón y demostrar así su profesionalidad a sus dueños. Biológicamente es una paradoja. Durante diez años o más, el ser humano mantiene un animal de otra especie, cuyo beneficio práctico es desproporcionado en relación con los recursos invertidos en él: la comida y los servicios veterinarios cuestan un ojo de la cara.

Se podría argumentar que las mascotas son como los niños en este sentido: un niño también depende de mamá y papá durante mucho tiempo. Hay una base racional para ello. En 2014, investigadores estadounidenses realizaron un interesante experimento. Pusieron a las mujeres en un escáner de resonancia magnética y les mostraron imágenes tanto de sus propios hijos y perros como de los de completos desconocidos. En el segundo grupo de imágenes, las reacciones de las áreas del cerebro de las mujeres asociadas al apego fueron previsiblemente menos pronunciadas. En cambio, la visualización de imágenes de sus propios hijos y de perros desencadenó respuestas en las áreas del cerebro responsables de las emociones y las afiliaciones y de los sistemas de recompensa.

Al estudiar el afecto que se produce entre los perros y sus dueños, un equipo de científicos suecos llegó a la conclusión de que las interacciones estrechas que implican mucho contacto aumentan los niveles de oxitocina en sangre, la hormona responsable de generar confianza y afecto, tanto en perros como en humanos.

En 2015, investigadores de Japón concluyeron que la oxitocina y el contacto visual pueden haber desempeñado un papel importante en la evolución de la relación entre humanos y perros en general y haber ayudado a que el malvado lobo gris evolucionara hasta convertirse en el bueno Shariq o Bobik. También sabemos que los animales domésticos habían evolucionado para volverse menos agresivos y, por tanto, más juveniles en su aspecto y comportamiento: sus ojos se volvieron más redondos, su pelaje era agradable al tacto y su hocico se aplanó ligeramente y su comportamiento se suavizó. Incluso cuando crecían, seguían jugando, tonteando y haciéndose mimos. Si se observa con más detenimiento, se verá que nuestros perros y gatos se parecen más a los cachorros o a los lobos y linces juveniles que a los adultos.

En resumen, aunque las exigencias de los parientes mayores de tener un hijo humano «de verdad» en lugar de un gato o un perro queridos siguen sin ser especialmente correctas, no se puede negar lo evidente: en nuestro amor por las mascotas hay, en efecto, algunos patrones característicos de la relación niño-padre.

¿Qué beneficios aportan realmente las mascotas?

Existe la creencia generalizada de que tener una mascota en casa tiene un efecto positivo directo en la salud del propietario e incluso aumenta su esperanza de vida. Por desgracia, la ciencia aún no es inequívoca al respecto. Por un lado, hay estudios que parecen confirmar que los perros y los gatos aumentan nuestras posibilidades de tener una vejez larga y feliz. Por ejemplo, en 2006, un experimento realizado por científicos japoneses demostró que los paseos y otras actividades compartidas con perros mejoraban el rendimiento cardíaco de las personas mayores. En 2017, expertos del Reino Unido realizaron un experimento similar.

Los resultados fueron algo similares: en ambos casos, los científicos concluyeron que los propietarios de perros son más activos y hacen más ejercicio. Puede que estén más sanos gracias a ello. Suena bastante lógico. Excepto que los británicos fueron más allá y descubrieron que no había diferencias significativas en varios factores importantes entre los que tenían animales y los que no. Estos indicadores incluían enfermedades crónicas, depresión y problemas de sueño.

A primera vista, estos resultados parecen contradecir tanto nuestra experiencia cotidiana como el hecho de que la terapia con animales de compañía existe, incluso en los hospitales y en los centros para personas con discapacidades de desarrollo. La trampa parece estar en la terminología: las mascotas ayudan en la lucha contra el estrés más que en la lucha por la salud. El mencionado estudio sobre el vínculo de oxitocina entre un perro y su dueño también dice que la compañía de un perro reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés.

Está demostrado que los perros de terapia ayudan a los estudiantes a afrontar el estrés cotidiano, que montar a caballo reduce la intensidad del trastorno de estrés postraumático en los veteranos de guerra, y que acariciar y sostener un conejo en una situación de estrés reduce los niveles de ansiedad. Los pacientes con Alzheimer son menos propensos a caer en un estado de letargo si tienen un acuario con peces brillantes y coloridos en su habitación, y los niños con autismo se orientan más socialmente cuando comparten una habitación con un par de cobayas.

Sorprendentemente, en los experimentos que prueban todo esto, las personas han interactuado con animales que no les son familiares, o que no establecen un contacto activo y pronunciado. El efecto terapéutico de interactuar con un gato o un perro puede ser previsiblemente más potente: no sólo nos tranquilizan con su presencia, sino que nos hacen reír y nos preocupan cuando estamos disgustados. Son los animales domésticos los que nos dan el sentimiento de amor incondicional y de aceptación que todo ser humano aspira a conseguir, de una u otra manera.

No es casualidad que los especialistas en adopciones recomienden a veces que los padres que van a acoger a un niño en acogida, acojan también a un animal de compañía. Si es posible, deben tomar uno de un refugio para perros y gatos callejeros. Los niños que han experimentado la traición y la pérdida a una edad muy temprana están muy necesitados de una criatura que les sea siempre fiel. No importa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.